Escuchen Chilenos y Chilenas lo que voy a escribir es para ustedes…

Cuando llegué a Chile no me acuerdo haber preguntado al aduanero dónde podría comer “Chili con Carne”; o si las llamas que andan sueltas en las calles de Santiago son peligrosas, o donde podría comprar un ponchopara luchar contra el frío polar. O quizás lo hice, pero todo eso fue antes de llegar al país del fin del mundo! Y les puedo asegurar que me reí harto de todo eso más tarde recordando estas ideas falsas que me había hecho de Chile con mis amigos franceses, cuando todavía no arribaba a mi novedoso destino sudamericano.

Escuchen Chilenos y Chilenas lo que voy a escribir es para ustedes… Cada continente, cada país, cada región, cada ciudad, cada pueblo tiene su cultura. Cada continente, cada país, cada región, cada ciudad, cada pueblo tiene sus clichés. Empezamos por una definición de la palabra “cliché”: “el término cliché se refiere a una frase, expresión, acción o idea que ha sido usada en exceso, hasta el punto en que pierde la fuerza o novedad pretendida, especialmente si en un principio fue considerada notoriamente poderosa o innovadora.” También llamado estereotipo o tópico, esos clichés “se exportan” a través de los medios más inverosímiles que podamos imaginar y hacen estragos en todo el planeta. Cada persona que viaje por el mundo debe enfrentarse a esas tonterías. Y, por el contrario, las personas que acogen a estos viajeros, intentan a su vez, y en la medida de lo posible, cambiar esas absurdas opiniones estereotipadas que todos tenemos en mayor o menos medida sobre ese ”otro” que nos visita o al que visitamos. 

En lo que a mí respecta, he decidido romper en este artículo, parte de esos clichés que sobre los franceses he venido escuchando en distintos escenarios nacionales en los que me he movido desde mi llegada a Santiago de Chile.

Empezamos por aquella pregunta que más enoja a los franceses cuando van al extranjero: “Do you leave in Paris ?”, “¿ Vives en Paris ?”, “Tu vivi a Parigi ?”, “Sie leben in Paris ?”,… What the fuck?. En Paris viven solamente 2,5 de los 65 millones habitantes que tiene Francia. Existen, estimados chilenos y chilenas, otras muchas ciudades, como por ejemplo, Nantes (capital histórica de Britannia); Marsella (ciudad del Pastis); Cannes (capital mundial del cine); Bordeos (capital del vino); Biarritz (paraíso del surf).

Todo esto es como decir a boca de jarro a cualquier chileno “¿Tu eres Santia- guino?” O sea, todos los franceses no tienen una vista sobre la Torre Eiffel o el Palacio de Versailles… Y por suerte, no toda Francia es como Paris. !París!… y su museo del Louvre, su Catedral de Notre-Dame, su Torre Eiffel, sus bistrós, sus puentes sobre el Río Sena, sus barrios Latino y Pigalle… Pero también está la otra cara: su metro lleno a cada hora del día, su contaminación, sus desigualdades y sobretodo sus Parisinos orgullosos y antipáticos.

Señoritas chilenas, no se imaginen que Francia es el país del romanticismo. El Frances no va siempre pagar su café o aquella cena que le da placer. Si el paga es porque se enamoró de usted o quiere solamente una aventura de una noche. Pues la otra posibilidad, es que usted va a tener que pagar su propia cena y punto, pues la misma será demasiado cara para el pobre bolsillo de su enamorado de ocasión.

Ahora bien, si usted cree que es una buena cosa que un francés se enamore de usted… olvídelo. Nunca un Frances va a decirle la frase mágica : “Je t’aime mon amour”. Hoy por hoy los números de “je t’aime” por día, en Francia, se cuentan con los dedos de una mano. Es más fácil hoy conseguirse “un mino” que le diga: “Voulez-vous couchez avec moi ce soir?”, que lo anterior. Y honestamente, pienso que no va a decirlo con mucho romanticismo.

Por otra parte, el acordeón, que es el instrumento musical del amor para nosotros los franceses, nuestro país lo produce en más de 60 millones de acordeones por año y todos los domingos los Franchutes lo tocanen sus casas. ¿Ustedes creyeron todas esas mentiras? Ahora bien, no soy yo la mejor persona para hablar del tema, dado que en mi casa tres de nosotros tocamos dicho instrumento y mi papá tiene una tienda de acordeones. Pero creen me es un otro cliché francés… Tocar no es obligatorio y el acordeón tiene una reputación más vieja que romántica.

Ahora bien, hablando de clichés, aquí en Chile el número uno de ellos sobre los franceses es el siguiente: “ellas no se bañan y no se depilan”. Vamos, por Dios, ¿Cómo pueden pensar eso de nuestras mujeres? La primera fábrica de jabón en Francia fue creada en 1430. Y desde esa época los franceses no paran de utilizarlo. No es posible creer que “ellas” vacían dos frascos de perfume Chanel n°5 cada mañana solamente para disimular el mal olor. Y en lo que se refiere a la depilación; que los chilenos y chilenas se tranquilicen de una vez: las Francesas conocen bien las bandas de cera, las cremas depiladotas o las máquinas de afeitar de todo tipo, y créanme, las usan muy bien antes de ir a la playa en verano, pues lucen regias cuando las vemos entonces sin ningún vello en sus axilas o piernas caminando graciosas ante nuestros maravillados ojos.

Por último, y a pesar del párrafo anterior, no puedo de dejar de invitarlos a terminar con el temita de la “belleza” y “el peso” de los franceses. Si yo le mostrara fotos de mis vecinos allá en mi país, quizá mucho de ustedes se negarían a creer, en un principio, que las mismas pertenecen a ciudadanos comunes y corrientes del país galo. Pero así es, amigos; por supuesto, mis queridos chilenos y chilenas. ¡Claro!, muchos de mis vecinos son feos, gordos, no llevan ropas Chanel o Jean-Paúl Gauthier y nunca han leído la revista ELLE; pero son franceses. Entonces, chilenos, por favor no me digan otra vez que las francesas son flacas. Las mujeres de Francia, seguramente son más grandes que ustedes, pero no importa. Es una problemática genética y nadie puede cambiar eso. No piensen, de ningún modo que la cirugía plástica va a mejorar eso. Por favor, eso es irrelevante, ustedes son guapas por sí mismas y no hay nada que comparar.

Espero que este retrato escrito sobre mis compatriotas, que tal vez les podría parecer algo exagerado, está hecho con humor (France ¡Claro!), pero con el mismo no estoy muy lejos de la verdad.

Y por último, estimadas y estimados… Por favor, cuando alguno de ustedes vea a algún francés por ahí; no le vayan a proponer matrimonio el primer día! Les garantizo que no hay nada de romántico en ello. “Chili je t’aime.”

(La Version Française ne saurait tarder !)


Publicités

Une réponse à “Escuchen Chilenos y Chilenas lo que voy a escribir es para ustedes…

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s